La Lucha Constante De Querer Ser Lo Que Ya Somos

Ese deseo de querer agradar a otros, ser apreciados y perseguir la perfección en toda área de nuestras vidas, trae un impacto sobre nuestro ser integral, que muchas veces no sabemos reconocer. Es un proceso que puedo relacionar con el de un globo inflado, que no lo amarro, suelto y se desinfla... y va de un lado a otro hasta quedar totalmente desinflado.


Crear rutinas es bueno. Tener metas, excelente. Trabajar con un plan nos ayuda... El punto es no entrar en la dimensión del existir solo para eso y dejar pasar la oportunidad de vivir en paz, fluyendo en el aquí y ahora que se diseñó desde siempre por El Eterno.


Entonces, ¿cómo salimos de ese círculo continuo de pensamientos y emociones direccionadas a ser lo que creemos que debemos ser, y que por más que intentamos, no alcanzamos ni llegamos a lo esperado? Haciendo muchas cosas nos cansamos, ¡el globo se desinfla! ¿Será que podemos solucionar el problema amarrando el globo? No lo creo. Si buscamos como amarrarlo, pasado el tiempo, también se va a desinflar.


La revelación para el día de hoy es, El que nos amarra con cuerdas de amor, tiene planes para mantenernos confiados, firmes y estables. Destinados para las alturas.


Que sea Su palabra la que nos ilumine y su Gracia la que nos capacite para entrar en Su entendimiento y revelación.


En Él y por Él:

- Nos bendijo con toda bendición espiritual...

- Nos escogió en Él, antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin manchas delante de Él

- Nos predestinó para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo.

Esa fue su voluntad

Ef. 1:3-5


Entonces, ¿por qué luchar con ser lo que ya somos en Él?


Somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviéramos sobre ellas.


Ef. 1:10


Nada podemos hacer para que nos ame, para distinguirnos o sobresalir y tener una mejor parte con el Rey. El Rey nos amo, nos bendice de continuo y nos envuelve en su Gracia.


Por lo tanto, no debemos de tratar de hacernos dignos de Su amor. Relajate. Reposa y Recibe Su inmutable amor. Luchar para ser algo que ya somos se convierte en una arduo trabajo. Nos desinfla.


Suelta el globo y deja que sea Él quien lo mantenga lleno.


Recibe su amor, Recibe Su paz... Él lo quiso así. Una vida en Él, por Él y para Él.Te Forma, Direcciona, Transforma y Establece en el lugar y tiempo oportuno para todo. Existir nos desinfla, agota, damos vueltas y nos desorienta.


Te invito a vivir la vida del que es en esencia Vida. El Abundante, El Suficiente, El Proveedor, Sanador... Te impulsará al HOY de siempre en Él.


ERES, SOMOS...


¡Bendecidos!